Archivos de la categoría ‘Relatos’

Piruja (Relato)

Publicado: 16 septiembre, 2013 en Relatos
Etiquetas:, , , , ,

37626621

Piruja era una niña inquieta y muy revoltosa, siempre andaba por ahi dando problemas a sus padres. No era raro que siempre algun vecino viniera a casa a presentarles quejas a sus padres.

No era raro encontrar a Piruja haciendo rabiar a las gallinas o a los perros del barrio, o persiguiendo gatos y palomas.

Piruja vivia en un pueblo de campo y siempre habia tenido especial devocion por hacer rabiar a todos los seres que tenia alrededor suyo. No se sabia porque, pero ella siempre hacia lo mismo, una y otra vez,

Cuando Piruja buscaba la atencion de sus padres con inquietantes ademanes y gestos, sus padres siempre le respondian: “Ahora No”.

Entonces ella corria desesperadamente a buscar la atencion de sus abuelos que  andaban siempre fuera hablando con vecinos. Estos tambien la decian -” Que niña tan endiablada, no sabe comportarse”.

Un dia, Piruja se encontro a una niña solitaria que parecia estar muy triste. Se encontraba cabizbaja sentanda en una gran escalera de madera. La primera reaccion de Piruja fue tirarla una china a la cabeza y salir corriendo.

La niña, se volvio y alcanzo a ver quien era. Se lleno de ira y se quedo alli mirando como salia Piruja corriendo.

Pasaron varios dias y llego a casa el padre de Piruja con un precioso ternerito blanco que le habian regalado. Logicamente era para la matanza, y su padre lo dejo en el establo.

Piruja no pudo resistir la tentacion de ir al establo y lo solto para jugar con el. Pero sucedio algo terrible, el ternero se escapo…

Cuando sus padres fueron al establo y vieron que el ternero se habia escapado por culpa de Piruja, su enojo fue tal que piruja sufrio la ira de ambos en sus carnes. Ésta, salio de casa corriendo y medio llorando.

Piruja se fue muy lejos, y queria llorar, pero se resistia.

De pronto, alguien se le acerco, para asombro de Piruja, era la niña del otro dia!

-¿Porque me tiraste aquella piedra si no te hice nada? – pregunto.

-No lo se… es que siempre reacciono asi con la gente -.

-Pero yo no te hice nada… -.

-Lo se.. -.

-Que te pasa? Pareces triste.

-Hice algo malo, muy malo. Y en casa estan muy enojados-.

-Que has hecho? -.

– He perdido un ternero de mis padres, se escapo.

-Si? Pues yo vi uno pasar hace un rato, estaba pastando no muy lejos de aqui.

-En serio? -.

-Si, puedo acompañarte si quieres a buscarlo.

Ambas niñas caminaron colina arriba, y no muy alto de una meseta, Piruja pudo vislumbrar al ternero correteando por alli. Una vez lo tuvieron cerca, entre ambas lo cogieron y lo ataron con un fino cordel que llevaba la otra niña.

-Muchas gracias por ayudarme – dijo Piruja.

-No ha sido nada, pero; Porque siempre estas haciendo travesuras? -.

-Es que, nadie me entiende ni me hace caso, y creo que es el unico modo que tengo de comportarme. Siento mucho lo que te hice.

-Olvidalo – respondio la otra niña.

-Me llamo Piruja.

– Y yo Amanda.

-Quieres ser mi amiga?

-Pues claro-.

La Tentacion (VIII)

Publicado: 23 agosto, 2013 en Relatos

images (6)

FRENTE A FRENTE

 

Eran como las ocho y diez de la mañana cuando de pronto el movil se pone a zumbar en la mesita. Por el tono de la melodia era un SMS, levanto el movil y veo el referente: Carlos.

Que manera tan estupenda de empezar el dia. Dudo entre mirar su interior o no, pero finalmente para quitarmelo de una vez, lo hago.

“Sara, soy Carlos tenemos que hablar. Dime algo cuando leas este mensaje>”.

Decido volverme a tumbar en la cama  y pensar que voy a hacer…

No quiero ni verle, solo quiero que desaparezca. No se, pero ultimamente desde que ha pasado todo esto, solo procuro evitarle, me lo noto a mi misma…

No quiero saber nada de el, desearia que Carlos estuviera fuera de mi vida, que solo fuera un maldito recuerdo. Pero tristemente, es un pasado que no se va, un libro que no se cierra. Y que desde que yo he conocido a Guillermo, no deja de interferir.

Cuando me entere de su infidelidad, cometi el error de entregarme a el, porque estaba vulnerable, me sentia sucia porque aun creia que era de el y él me debia. Pero cuando lo hice con el, descubri que no era asi…

Ni sentia su amor, ni sus caricias, y hasta sus besos me daban asco.

Tenia un nido de confusiones en mi mente que no se aclaraban, pero una cosa sabía seguro. Lo que empezaba a sentir por Guillermo era mas serio que todo eso. 

Decidi levantarme, y de pronto una seguridad crecio en mi. Cogi con valor el movil y le escribi decidida.

“Te veo despues del trabajo. Quedamos en la cafeteria “lA Alacena”. Sobre las 5″>.

Me vesti y me prepare. Cogi las llaves del coche y cuando ya estaba dejandolo todo dentro, sono el movil.

“Alli estare”.

Un nuevo ardor me envolvio, me sentia como una confidente, ya no me gustaba mensajearme con Carlos. Sentia como si todos los lazos que me habian unido a el de pronto se hubieran roto. Nada de me hacía sentir de nuevo unida a el.

Ni su interes por verme ni nada de nada. 

Antes, para mi haber recibido un mensaje de el hubiera sido un acontecimiento, estaria como loca todo el dia por verlo. Ahora, se habia convertido en algo incomodo e indeseable.

Cuando llegue sobre las diez a la oficina, todo estaba en orden, mas de lo habitual diria. El ambiente era muy tranquilo, todos me miraban con cara de ser Lunes, y la pereza que eso conlleva. 

En mi mesa habia un sobre cerrado de color grisaceo. Lo mire extrañada y me dispuse a ojearlo, en su interior habia un pequeño papelito.

Era una especie de nomina, o algo asi. 

Desde el fondo, tras los cristales del despacho del jefe se veia a dos compañeros mirarme con discontinuidad y hablaban entre ellos. Era molesto.

Decidi dejar el sobre en mi bolso, pese a que me picaba la curiosidad.

Guillermo estaba trabajando ya junto a dos compañeros mas, justo en la mesa de enfrente mia. Estaba muy atareado. Le miraba de reojo y en una de esas le salude cordialmente. El, con ojos sagaces y esa serenidad comun que siempre le acompaña me respondio con una hermosa sonrisa.

La mañana transcurrio breve pero ajetreada, no pare mas que quince minutos para almorzar algo, tomar un cafe y enseguida volver de nuevo al trabajo. Habian echado a cinco de los mejores trabajadores de logistica y administracion, y ahora como era normal, nosotros habiamos de hacer el trabajo de “esos cinco”.

Estuve pensando sobre ese sobre, y varias veces se me paso lo del despido. Pero lo descarte, no queria ser una gafe, pero por otro lado no lo podia evitar…y si fuera yo la siguiente?

Me distraje un momento y Marcos que andaba por alli me puso las pilas.

-Sara, que estas haciendo? Acaso te pagan por estar en las nubes? -.

Su tono era mas austero y cortante que de costumbre. Estaba claro que el cargo se le habia subido un monton.

-Perdoneme… – dije con una sumision que odie de mi misma.

Quise vomitar… pero de rabia.

Llego la tarde, y solo de pensar en ver a Carlos se me venia todo el mundo encima, entre el duro dia de trabajo…No poder apenas verme con Guillermo y ahora esto…

No, !Era demasiado!….

Quise anularlo varias veces… pero si hoy no tenia fuerzas, otro dia las tendria menos aun… asi que, no… aguante… y saque fuerzas de flaqueza.

Me contuve y camine hacia la avenida con toda mi angustia por bandera y el miedo de no saber que sucederia. 

Eran las cinco menos cinco cuando un Carlos tibio y un poco extraño se manifesto por la cafeteria. Estaba muy nerviosa, el corazon se me salia del pecho. Mi antiguo novio…No, no… no debia pensar asi. Debia ser serena y tomarmelo con filosofia. Respire y mantuve la compostura.

-Hola – dijo con la voz quebrantada y timidez.

-Hola – respondi casi igual.

-Nos sentamos? – invito.

-Esta bien -.

Los primeros minutos fueron los peores, hasta que nos fuimos abriendo el uno al otro.

-Sabes porque te he escrito el mensaje? -.

– La verdad me extraño mucho… -.

-Queria verte, Sara… era necesario hablar de todo esto. Solucionarlo, y al menos si se podria decir que todo acabo. Sea de frente, sea cara a cara.

-Perdoname, Carlos. Pero no creo que sea exactamente franqueza esto… -.

-Soy el primero que se ha de avergonzar… y no he sido franco contigo. Por eso lo quiero ser ahora. 

-Estas seguro? – tenia mucha rabia, pero queria contenerla…y no aferrarme…

-Podria decirse que no… pero ya que me queda? -.

-Cuanto tiempo llevabas con esa? -.

-lo mio no fue una relacion…. en ningun momento… nos conocimos y nos dejamos llevar… solo eso.

Calle…aguante, y me lo trague, por no darle un bofetón…

Dios… como podia ser tan hipocrita conmigo?

Me miraba a los ojos, los suyos eran dos centellas confusas, incomodas… inseguras. Tratando de buscar mi aceptacion, mi verdad en su verdad… pero no la hallaban y enfurecidas eran mas insistentes.

-Vanesa me conto todo cuando tuviste el accidente en Toledo. Eso es una leccion de humildad, enseña como toda mentira al final sale a la luzy todo ello es por producto de la ley universal. Nada es eterno y la mentira dura solo un rato.

Carlos callo y dio un trago a su cerveza.

-Que fue lo que te falto conmigo? Que fue lo que yo no te di? No fui buena pareja? No te ame lo suficiente? -.

Estas preguntas son las tipicas que una mujer siempre hace a su pareja cuando la engaña, en realidad me daba igual todo ello, pero tenia que sacarlo… era su momento y lo necesitaba. Tenia la oportunidad de defender mi posicion y lo iba a hacer…

-Nunca ha sido ese el motivo… se que contigo ha sido todo muy dificil. Te he querido mucho pero la verdad, nunca nos hemos llegado a entender. Tu lo sabes… -.

-No te justifiques conmigo, podriamos habernos casado hace años… haber tenido hijos e ir en serio… pero tu siempre has sido el hombre que no se compremete a nada, ni a nadie.

-Preferiste a una liberal, a una mujer de vida facil. De encuentros furtivos, sencillos que no atan, que no duran. A una mujer de casa, de pies en el suelo, de promesas. Si, de promesas que cuesten creerse, de sueños que no se sabe si lleguen a ser realidad, pero te di una ilusion, o quiza la ilusiva fui yo. Pero quise creer que contigo podria ser. Que serias tu mi sueño, y ese sueño podria cumplirse un dia, que podria ser madre contigo…. pero fijate, que no.

-Quiza te dio miedo el hecho de sentirte a mi lado atado, o mis sueños no eran los tuyos. O mis ideas no eran las tuyas…

-No es eso… -. Dijo como en un reproche.

-No te aflijas…ni te lamentes, Ni te abatas por mi….tu ya eres libre, al igual que yo.

-Porque dices eso? El otro dia quisiste ser mia de nuevo! cuando volvi de Toledo. Tu lo sabias todo entonces…. entonces, porque? Porque te entregaste? -.

-Estaba confusa, me sentia culpable y no sabia que era verdad ni mentira… preferia ser tuya a sufrir el tormento de pensar que me habias engañado…me negaba a ver la realidad. Pero hoy la tengo frente a mi… y la acepto.

Mis palabras cayeron como un plomo sobre Carlos, estaba abatido y destruido. Su refugio de mentiras y engaños habia sido desmantelado y ante mi solo le quedaba la ruina que habia sembrado.

-Entonces….podemos dar por zanjado, todo?

Mi silencio no parecio convencer a Carlos de su certeza…

-Asi es… obviamente-.

-Que hay de tu perdon? Podre contar con el o con tu amistad? -.

Ahora si que realmente me asombre. Mi ex queria que lo perdonase ni no contento con ello, queria al menos mi amistad.

-Como, perdon, amistad? -.

-Si… se que igual ya nada sera lo mismo, pero como persona no quiero perderte… -.

Carlos parecia muy interesado en ello, osaria en decir que quizas mas que en si me perdia como su mujer. Y es que cuando un hombre siente que ha fallado, debe buscar todas las tacticas posibles de enredarte como sea.

-Lo que me pides no es posible -. Dije certera.

-no te creo… se que aunque sea muy en el fondo de ti debes albergar aun, un cariño por mi…aunque sea como amigo.

Carlos me estaba enredando, y era consciente, pero lo que era aun mas consciente es, que encima no solo me pedia perdonarlo sino, ser su amiga. Y ese que ese proposito suyo de falsa reconciliacion era mas por tenerme controlada y cerca de el que otra cosa. 

Posibilidad que no iba a tener, por supuesto.

-Carlos, basta – dije cortandole.

-Sara, escuchame… se que he cometido errores…que te he fallado, pero dame al menos tu perdon. Te lo pido por favor.

-Como crees que pueda perdonarte algo asi? ¡De ningun modo! -.

-Sara… – Me miro fijamente, asombrado. Sus ojos eran impactantes.

Estaba nerviosa, muy nerviosa y confusa…queria irme de esa cafeteria ya…

Cuando de pronto sucedio el milagro de los cielos…

Sono mi movil!

-Si? Quien es? -.

-Hola,Que tal, como estas? -.

Era el… el y su calida voz…

-Muy bien y tu? -.

– Estoy en el centro y he pensado si te apetecia vernos o salir algun sitio para charlar.

-Hoy no puedo, pero otro dia si quieres nos vemos-. Mi tono era delator. Habia sido mi novio y todo novio, sabe que su pareja nunca usa ese tono con otro hombre que no sea el.

Sus ojos se encendieron y yo temia su mirada cuando se ponia asi…

-Oye, hablo contigo en otro momento vale, ahora no puedo… -.

Note su incomodidad y preferi no crear situaciones conflictivas.

Hasta que llego la pregunta trampa.

-Quien era? -.

-No es de tu incumbencia – fui cortante y precisa.

Eso fue otro palo para el, pero asi debia ser.

-Lo siento Carlos, pero lo mejor es dejarlo aqui y ahora. Yo ya no tengo nada mas de que hablar. Que cada cual haga su vida lo mejor posible. 

-Entonces no te vas a pensar lo de ser amigos o quedar como tales? -.

-Carlos, ningun amigo que yo conozca que haya cortado con su pareja es amigo de su ex, eso es algo tendencioso que no puede salir bien… por mas que parezca moderno, es solamente tendencioso. Y yo no voy a hacer algo asi, ni voy  a seguirte el juego en esto. Si lo que pretendes es no cortar conmigo, yo contigo si. Y se acabo, tu pusiste la sarten en el fuego haciendo lo que hiciste, tu diste lugar a todo esto. Acepta sus consecuencias y se hombre para ello. Igual que fuiste hombre para engañarme y echarme la trampa.

-Si quieres salvarte el pellejo conmigo actuando asi, con falsas amistades no lo creas… porque no va  a suceder… -.

Carlos esbozo una extraña expresion y me miro como mira alguien a quien han descubierto por completo y solo quedan las miserias y despojos ante uno.

-Que te vaya todo muy bien, Sara… — me dijo concluyendo con un extraño tono, en el cual parece que me hubiera deseado mas la muerte que otra cosa.

Me fui de alli completamente enturbiada, llena de pesar, de ansiedad y con unas ganas locas de meterme en la cama y no salir en un mes.

Cogi mi coche y sali pitando de aquel lugar.

Cuando llegue a casa deje las llaves me desvesti y me meti en la cama….

Queria que el dia se acabara y todo tomara su fin.

La Tentación (VII)

Publicado: 19 agosto, 2013 en Relatos
Etiquetas:, , , , ,

 

 

images (11)

Confesion. 

 

Si existiera un manual para poder resetear la memoria y las emociones, lo juro… os puedo jurar que me lo pondria en la cabeza y lo borraria todo.

Y quisiera conservar unicamente estos pequeños momentos con Guillermo.

Pero de repente como una nube negra aparecia Carlos. Con aquella cara de impresion que ponen todos los hombres cuando estan en un compromiso. Si, sabia que era verdad no solo porque me lo habia dicho Vanesa. Lo sentia, cuando alguien te es infiel, lo sientes… lo notas… lo sabes…

Y eso, eso es exactamente todo lo que yo tengo ahora mismo. Todas esas emociones locas dentro de mi misma. Soy como una centrifugadora que no para de dar vueltas aqui y alla.

Quiza quiero mitigar mi dolor con Guillermo y refugiarme en el, en su dulzura, en su equilibrio y su serenidad. Ya que yo soy un torrente de emociones indescifrables.

Pero si es asi, no esta bien…. esto, no esta nada bien. No es justo usarle, ni tenerle de marioneta a mi favor. No quiero ser frivola y manipuladora.

Despues de lo que ha pasado con Carlos me siento muy sucia, nos hemos acostado solo por culpabilidad. El para sanar su conciencia, yo para borrar  de mi cabeza los pensamientos de Guillermo.

Pero creo que no nos ha funcionado a ninguno de los dos….

Despues de haber colocado todo en su sitio he vuelto a mi lugar de trabajo como todos los dias. Pero me he pasado mirando de reojo a Guillermo toda la mañana. Creo que algunos se han dado cuenta. Sin embargo el, parece estar a su trabajo y sus miradas son naturales, no hay nada especial. Y eso me frustra.

Al salir del curro he visto de espaldas a Guillermo en un bar y me he puesto muy nerviosa.

-Ya vas a casa? – me pregunta muy cordial

-si, voy a coger el coche -.

-Pff… menuda hora has ido a elegir para conducir -.

-Tu no vuelves? -le pregunto aparentando naturalidad. Una naturalidad que el parece descifrar.

-Me suelo quedar un rato por aqui para evitarme los atascos -.

 

Se hace un silencio incomodisimo…

-re apatece tomar algo? – dice por fin.

-vale -.

Tras un rato de charlar sobre temas de trabajo, decido ir al grano…

-Guillermo…tengo que hablar contigo sobre algo… -.

-tu dirás – responde con esa compostura que tanto alabo.

-No me llames frivola pero, me esta sucediendo algo importante dentro de mi… -.

-A que te refieres? -.

-Guillermo, tu me gustas mucho. No puedo seguir asi… yo… -.

– Sara… – hizo un gesto con la mano.

-Tú tienes novio… llevais muchos años, yo no puedo hacer eso… -.

-Guillermo escuchame…- le digo con un tono muy profundo que le hace cambiar la expresion de su rostro.

-Guillermo, tu, me gustas mucho. El aparecer tu en mi vida ha sido como si un velo de pronto se descorriera. Me he dado cuenta que Carlos ha sido muy poco para mi. No nos hemos casado. No he sido madre… y si he sido feliz, pero en muy poca medida. NO he sido plenamente feliz. He sido muy conformista con todo y eso me ha llevado a acabar asi, Carlos y yo estamos al borde de una ruptura, ¿No entiendes?

Guillermo parece nervioso, se coge el paquete de Malboro y se enciende un cigarro, parece meditar algo… se hace otro silencio angustioso que me hace estremecerme por dentro.

-Eso que dices es muy fuerte….-.

Yo le miro dubitativa.

-¿Que? ¿Eso es todo? -.

Guillermo da otra calada al cigarro…

-Que quieres que diga? ¿Que puedo decir? Sara… tu tambien me gustas y lo sabes, de hecho, yo tambien senti cosas en tu casa. Cosas que tuve que contener porque sabia que tenias novio y no podia interferir y romper una relacion por mi culpa. Estuve todo el fin de semana muy mal. Pensando en todo este lio de sentimientos que hay… pero entendi algo. Entendi que tiene que ser seguro. Y que a menos que estes segura de lo que sientes y quieres, no debes hacer nada…

Me quede pensando, pero al menos tranquila. Porque Guillermo se habia sincerado y al fin tenia de su boca una confesion, una respuesta que me correspondia.

Aquel dia no pude dormir. Estuve toda la noche pensando en las palabras de Guillermo, cada dia estaba mas dentro de mi, y cada dia me afectaba menos todo lo que tenia que ver con Carlos…

 

La Tentación (VI)

Publicado: 19 agosto, 2013 en Relatos

Aqui teneis la continuacion de este relato… espero que os guste!

Para quien comience a leerlo ahora, teneis los capitulos anteriores 

En la SECCION, RELATOS. Allí hallareis las anteriores entregas y otros relatos que por supuesto, seguire continuando cuando tenga tiempo.

********************************************************************

office-romance-6-151837-L-1-184937_L

Reconciliación

 

Volver a la oficina despues de saber lo de Carlos era un palo, y lo de Guillermo no era menos. Despues de haberle hecho un feo increible en mi casa, no me miraria igual, o eso pense yo.

Y la verdad es que no me equivoque demasiado, nada mas llegar y ponerme manos a la obra me cruze con la fria mirada de Marcos, quien se le habia subido el poder a la cabeza y parecia un capitan dirigiendo a toda la tropa de su barco.

Salude respetuosa como siempre y me devolvio el saludo con una mirada indiferente.

Guillermo se encontraba en su mesa, le salude tambien, pero estaba mas esquivo como si de pronto fuera casi una desconocida.

Así que Trate de romper el hielo…

-Uff que fin de semana mas ajetreado he tenido… -.

Nada… ni una mirada, siquiera me prestaba atencion.

Asi que decidi ir mas directa, pensando que si se trataba de trabajo seguro tendria que responderme.

-Los archivos de la empresa que nos solicitaron la semana pasada…donde los dejaste? -.

-Estan donde siempre… donde se guarda todo lo importante y confidencial… despacho numero uno, seccion archivos confidenciales. Te dare la llave… -.

Se levanto con una frialdad increible cogio una pequeña llave y me la dejo en mi mesa.

-Cuando acabes traela de vuelta… -.

Fui a guardar los ultimos documentos, pero mientras me encontraba camino a ello… no paraba de darle vueltas. Me condenaba a mi misma por ello… por haberle dicho que se fuera!

Era estupida…

Pero en el fondo de mi… porque me culpaba? Porque me importaba tanto todo esto?

Y mas importante aun.. ¿Porque le daba tan poca importancia a lo que me habia hecho Carlos?

Yo pense que lo amaba…. que lo amaba al menos, mas de lo que ahora estaba descubriendo…

Los hechos con Guillermo parecian haber cambiado algo en mi…

Incluso en cosas de mi vida. El pasarme esto con Guillermo me habia hecho darme cuenta de lo poco que me importaba Carlos ahora mismo.

Me habia sido infiel, y sin embargo yo pensaba en Guillermo…

Me importaba mas en este momento lo que me habia sucedido el fin de semana, que lo que el me habia hecho…

Si, increible…

En que momento nos habiamos dejado de querer?

Tendria tambien yo la culpa de todo esto?

Me habia desinteresado? O Quiza ya no habia magia?

Cuantos interrogantes en mi cabeza!

Interrogantes que provocaron algo mas gordo!

 – Oh Dios mio -.

-Estas cosas solo me pueden pasar a mi! – dije gritando.

Se me habian caido todos los documentos encima! 

Dado que era un archivador inmenso de casi cinco plantas todas con sus cajones. Al bajar los documentos se me fueron de la mano y cayeron como una lluvia de papeles sobre mi!

-Sabia que te ocurriria algo asi… – dijo una voz cercana y familiar.

– ¿Eh? -. Me volvi y no podia creerlo…

-Guillermo! -.

-Pues si, asi me llaman… – parecia mas calmado y sereno que en el despacho.

-Sigues…enfadado por lo que sucedio en mi casa? -.

-Olvidemoslo… -replico cortante.

-Lo…siento mucho… – le mire insistente, pero el parecia ya haberlo olvidado realmente.

-Te ayudare, buena has armado… -.

Estuvimos alli casi media hora recogiendo y colocando papeles, pero al final agradeci que eso sucediera… pues gracias a ello tuve la oportunidad de estar ese tiempo cerca, muy cerca de Guillermo…

No sabia porque, pero, cada vez que estaba cerca de el… lo olvidaba todo… me sentia realmente bien con el….

La Tentación (V)

Publicado: 4 noviembre, 2012 en Relatos
Etiquetas:,

 

Mentira y Despecho

 

Esa misma tarde, Carlos me mandó un “sms” diciendome que venía de camino, y que me iba a dar una gran sorpresa.

Yo estaba profundamente deprimida y su visita me causaba mucha angustia. No le respondi… y cerca de las seis se presento en casa con un gran ramo de rosas y una satira sonrisa de inocencia. Yo le recibi sin ninguna ilusion y mi rostro lo decia todo.

Le abri y me sente directamente en el sillón. Carlos se quedó sorprendido…

-que te sucede? No te alegra verme aqui? No era esto lo que querias? Mi jefe me ha dado unos dias libres, he venido tan pronto he podido.

-Carlos… lo se todo… no fingas.

En su rostro pude adivniar una sorpresa inceible que dejaba al descubierto su temor.

-que es lo que sabes? – dijo asombrado.

-te encontraron ebrio en Toledo…a unos 20 Km de la ciudad…con una tipa.

-quien te  ha contado eso? es falso! yo he estado trabajando… en ningun momento fui a Toledo! te lo juro!

Quise creerle, incluso sus declaraciones tuvieron cierto efecto…estaba confusa…queria morirme no sabia que hacer…

-Cariño…Cariño… quien te dijera eso, te mintio, yo estuve cerca de Toledo es cierto, pero borracho? no… te habran querido dar un susto. O era alguien que pretendia hacerte mucho daño… quien fue? quien te dijo eso?

– es igual…. olvidemoslo… -.

Me deje llevar… me deje arrastrar por él nuevamente… la llamada de Vanesa fue tan chocante y tan fuerte que incluso a mi misma me costaba de creerla. Me deje llevar por Carlos. Le creí, quise creerle; en el fondo me daba igual si era cierto. Queria mitigar mi dolor, mis dudas, mis malos pensamientos, mis temores…queria huir y era el momento perfecto de escapar de todo…

El estaba alli, solo para mi, asi podría doblegar mis culpas… mis tentaciones con Guillermo. Pero en el fondo que pretendia? pretendia hacerme creer a mi misma que era la buena? La novia perfecta? que nunca pecaria ni caeria? Quiza no en este momento… pero y si todo se me derrumbaba? y si realmente el me habia engañado? y si Vanesa tenia razon?

No… hoy nada era real….hoy me daria igual si todo era verdad o mentira….Hoy me fundiria con Carlos, aunque fuera la ultima vez…

y despues, si realmente todo se confirmaba, desapareceria para siempre de su vida.

Pero hoy seria mio…aunque fuera la ultima vez…

 

INFIDELIDAD

 

Aquella serie de actuaciones de la ultima semana me habian llevado a un trasbordo mental… me sentía descolocada por todas partes, no podía ni concentrarme en mi trabajo. Me sentía constantemente agobiada, era una presion continua en el trabajo en todas partes.

Los hechos de la ultima semana con Guillermo  me habían dejado muy perturbada, hasta tal punto que si, sentia incluso culpa. Porque razón? ni yo misma era capaz de entenderlo…

No sabia porque diablos sentia esto…de ninguna manera yo deberia sentirme culpable porque no habia hecho nada, eso era obvio… pero me sentia como vulnerable. Como si yo misma me hubiera expuesto a una situacion que en ningun momento hubiera debido suceder.

Estos ultimos sucesos era de lo mas extraños, porque aunque pretendo ignorar algo que pueda ir mas lejos, he creido sentir algo…y eso es lo peor…

Yo crei ser, Sara la buena empleada, la buena pareja e incluso la buena esposa algun dia. Pero, desgraciadamente, no es así.

Digo desgraciadamente porque con Carlos nunca he llegado a ser buena esposa porque nunca ha llegado la boda, ni la maternidad, ni nada. Incluso mi relacion con el va naufragando a una deriva de la que no veo luz de esperanza. Todo se va perdiendo…

No puedo evitar mirar a Guillermo, un hombre joven, subordinado como yo… pero con una gran clase, con un porte de hombre del que cualquier chiquilla joven podria distar de presumir. Y es que el atractivo de Guillermo es indudable.

Digo chicuilla joven porque Carlos, a mi me ha robado media juventud. Los 6 años a su lado es como si hubieran sido 10 , o quiza 12. Y esa es mi maldita realidad.

Despues de lo que sucedio este fin de semana, osea, el viernes… mi fin de semana ha sido caotico. Llamo Marcos, el que era mi antiguo compañero que ahora ha ascendido mi jefe, supongo por ser un maldito halagador y empleado modelo. Ahora es delegado y supervisor de ventas… cuanto lo detesto!

Me dijo que debia volver a la mayor brevedad posible a mi puesto y no perder el rumbo. Ya que la empresa dependia de todos nosotros para salir a flote. Deduje enseguida que esas palabras no eran ni de lejos inspiradoras, ni menos aun de el, sino algo que debia decir alguien de su cargo y que le habian enseñado a transmitir a los demas empleados para mantener su estatus y su personalidad ante los demas. 

-no te preocupes – respondi serena.

-Sara, sabes muy bien que no debes tutearme – replicó.

-Disculpe Don Marcos – dije con aure sarcástico.

-bien, te veo el lunes en la empresa-.

-Allí estaré -.

Detesto esos codigos de conducta y apariencia perfecta entre jefes y subordinados… siempre lo he detestado.

El domingo muy temprano sono el telefono, miro el reloj 9:34 Am.

-¿Quien diablos será? – me dije.

Ya temi lo peor, un arrepentimiento de Carlos, seguro en camino.

Pero no, no era el…

Mire la pantallita, era mi amiga Vanesa. Una de mis mas fieles amigas de toda la vida. Aun asi, una fiel amiga no te llama a las nueve y media de un domingo.

-Hola Sara – respondio muy cordial.

-Dime Vanesa – no pude disimular mi frustracion por la llamada tan repentina.

-siento molestarte… pero, es algo que no puedo callarme… -.

– de que se trata? -.

Se hizo un silencio….

-Es…Carlos… -.

-Carlos? -.

-Si… esta aqui en Toledo… ha tenido un accidente -.

-Que? no puede ser… -.

-No, Sara dejame hablar… lo encontraron ebrio, y con una mujer, por lo visto se veian frecuentemente en distintos sitios. Lo han encontrado cerca de la autopista borracho pero estable, no tenia lesiones.

No supe que decir…estuve al menos unos minutos ausente…

-Sara! estas ahi?

-si… si… saldre inmediatamente hacia alla… -.

– No Sara…a Carlos seguramente le daran el alta esta tarde si no le encuentran nada raro. Me imagino que el mismo te va a buscar para mantener las apariencias…-.

-tu no puedes hablar con el? – replique.

Mi tono se hizo mas frio y brusco, Vanesa lo pudo notar.

-Se que esto es un palo, Sara. Vere que puedo hacer, yo trabajando aqui en el hospital puedo recavar mas informacion…

-Gracias Vanesa.

-Cuidate, estare al tanto de todo -.

Estaba tan conmocionada por la amarga sorpresa de la infidelidad y la doble vida de  Carlos que ni tan siquiera pude llorar…

Y encima el lunes me esperaba enfrentarme a Guillermo….

Series fantasía y otras leyendas

Publicado: 2 noviembre, 2012 en articulos, Relatos
Etiquetas:, , ,

Con motivo de seguir explorando nuevos generos, proximamente publicare relatos de mi autoría en este genero que se que a tantos seguidores ha cosechado. 

UN SALUDO