La Tentacion (VIII)

Publicado: 23 agosto, 2013 en Relatos

images (6)

FRENTE A FRENTE

 

Eran como las ocho y diez de la mañana cuando de pronto el movil se pone a zumbar en la mesita. Por el tono de la melodia era un SMS, levanto el movil y veo el referente: Carlos.

Que manera tan estupenda de empezar el dia. Dudo entre mirar su interior o no, pero finalmente para quitarmelo de una vez, lo hago.

“Sara, soy Carlos tenemos que hablar. Dime algo cuando leas este mensaje>”.

Decido volverme a tumbar en la cama  y pensar que voy a hacer…

No quiero ni verle, solo quiero que desaparezca. No se, pero ultimamente desde que ha pasado todo esto, solo procuro evitarle, me lo noto a mi misma…

No quiero saber nada de el, desearia que Carlos estuviera fuera de mi vida, que solo fuera un maldito recuerdo. Pero tristemente, es un pasado que no se va, un libro que no se cierra. Y que desde que yo he conocido a Guillermo, no deja de interferir.

Cuando me entere de su infidelidad, cometi el error de entregarme a el, porque estaba vulnerable, me sentia sucia porque aun creia que era de el y él me debia. Pero cuando lo hice con el, descubri que no era asi…

Ni sentia su amor, ni sus caricias, y hasta sus besos me daban asco.

Tenia un nido de confusiones en mi mente que no se aclaraban, pero una cosa sabía seguro. Lo que empezaba a sentir por Guillermo era mas serio que todo eso. 

Decidi levantarme, y de pronto una seguridad crecio en mi. Cogi con valor el movil y le escribi decidida.

“Te veo despues del trabajo. Quedamos en la cafeteria “lA Alacena”. Sobre las 5″>.

Me vesti y me prepare. Cogi las llaves del coche y cuando ya estaba dejandolo todo dentro, sono el movil.

“Alli estare”.

Un nuevo ardor me envolvio, me sentia como una confidente, ya no me gustaba mensajearme con Carlos. Sentia como si todos los lazos que me habian unido a el de pronto se hubieran roto. Nada de me hacía sentir de nuevo unida a el.

Ni su interes por verme ni nada de nada. 

Antes, para mi haber recibido un mensaje de el hubiera sido un acontecimiento, estaria como loca todo el dia por verlo. Ahora, se habia convertido en algo incomodo e indeseable.

Cuando llegue sobre las diez a la oficina, todo estaba en orden, mas de lo habitual diria. El ambiente era muy tranquilo, todos me miraban con cara de ser Lunes, y la pereza que eso conlleva. 

En mi mesa habia un sobre cerrado de color grisaceo. Lo mire extrañada y me dispuse a ojearlo, en su interior habia un pequeño papelito.

Era una especie de nomina, o algo asi. 

Desde el fondo, tras los cristales del despacho del jefe se veia a dos compañeros mirarme con discontinuidad y hablaban entre ellos. Era molesto.

Decidi dejar el sobre en mi bolso, pese a que me picaba la curiosidad.

Guillermo estaba trabajando ya junto a dos compañeros mas, justo en la mesa de enfrente mia. Estaba muy atareado. Le miraba de reojo y en una de esas le salude cordialmente. El, con ojos sagaces y esa serenidad comun que siempre le acompaña me respondio con una hermosa sonrisa.

La mañana transcurrio breve pero ajetreada, no pare mas que quince minutos para almorzar algo, tomar un cafe y enseguida volver de nuevo al trabajo. Habian echado a cinco de los mejores trabajadores de logistica y administracion, y ahora como era normal, nosotros habiamos de hacer el trabajo de “esos cinco”.

Estuve pensando sobre ese sobre, y varias veces se me paso lo del despido. Pero lo descarte, no queria ser una gafe, pero por otro lado no lo podia evitar…y si fuera yo la siguiente?

Me distraje un momento y Marcos que andaba por alli me puso las pilas.

-Sara, que estas haciendo? Acaso te pagan por estar en las nubes? -.

Su tono era mas austero y cortante que de costumbre. Estaba claro que el cargo se le habia subido un monton.

-Perdoneme… – dije con una sumision que odie de mi misma.

Quise vomitar… pero de rabia.

Llego la tarde, y solo de pensar en ver a Carlos se me venia todo el mundo encima, entre el duro dia de trabajo…No poder apenas verme con Guillermo y ahora esto…

No, !Era demasiado!….

Quise anularlo varias veces… pero si hoy no tenia fuerzas, otro dia las tendria menos aun… asi que, no… aguante… y saque fuerzas de flaqueza.

Me contuve y camine hacia la avenida con toda mi angustia por bandera y el miedo de no saber que sucederia. 

Eran las cinco menos cinco cuando un Carlos tibio y un poco extraño se manifesto por la cafeteria. Estaba muy nerviosa, el corazon se me salia del pecho. Mi antiguo novio…No, no… no debia pensar asi. Debia ser serena y tomarmelo con filosofia. Respire y mantuve la compostura.

-Hola – dijo con la voz quebrantada y timidez.

-Hola – respondi casi igual.

-Nos sentamos? – invito.

-Esta bien -.

Los primeros minutos fueron los peores, hasta que nos fuimos abriendo el uno al otro.

-Sabes porque te he escrito el mensaje? -.

– La verdad me extraño mucho… -.

-Queria verte, Sara… era necesario hablar de todo esto. Solucionarlo, y al menos si se podria decir que todo acabo. Sea de frente, sea cara a cara.

-Perdoname, Carlos. Pero no creo que sea exactamente franqueza esto… -.

-Soy el primero que se ha de avergonzar… y no he sido franco contigo. Por eso lo quiero ser ahora. 

-Estas seguro? – tenia mucha rabia, pero queria contenerla…y no aferrarme…

-Podria decirse que no… pero ya que me queda? -.

-Cuanto tiempo llevabas con esa? -.

-lo mio no fue una relacion…. en ningun momento… nos conocimos y nos dejamos llevar… solo eso.

Calle…aguante, y me lo trague, por no darle un bofetón…

Dios… como podia ser tan hipocrita conmigo?

Me miraba a los ojos, los suyos eran dos centellas confusas, incomodas… inseguras. Tratando de buscar mi aceptacion, mi verdad en su verdad… pero no la hallaban y enfurecidas eran mas insistentes.

-Vanesa me conto todo cuando tuviste el accidente en Toledo. Eso es una leccion de humildad, enseña como toda mentira al final sale a la luzy todo ello es por producto de la ley universal. Nada es eterno y la mentira dura solo un rato.

Carlos callo y dio un trago a su cerveza.

-Que fue lo que te falto conmigo? Que fue lo que yo no te di? No fui buena pareja? No te ame lo suficiente? -.

Estas preguntas son las tipicas que una mujer siempre hace a su pareja cuando la engaña, en realidad me daba igual todo ello, pero tenia que sacarlo… era su momento y lo necesitaba. Tenia la oportunidad de defender mi posicion y lo iba a hacer…

-Nunca ha sido ese el motivo… se que contigo ha sido todo muy dificil. Te he querido mucho pero la verdad, nunca nos hemos llegado a entender. Tu lo sabes… -.

-No te justifiques conmigo, podriamos habernos casado hace años… haber tenido hijos e ir en serio… pero tu siempre has sido el hombre que no se compremete a nada, ni a nadie.

-Preferiste a una liberal, a una mujer de vida facil. De encuentros furtivos, sencillos que no atan, que no duran. A una mujer de casa, de pies en el suelo, de promesas. Si, de promesas que cuesten creerse, de sueños que no se sabe si lleguen a ser realidad, pero te di una ilusion, o quiza la ilusiva fui yo. Pero quise creer que contigo podria ser. Que serias tu mi sueño, y ese sueño podria cumplirse un dia, que podria ser madre contigo…. pero fijate, que no.

-Quiza te dio miedo el hecho de sentirte a mi lado atado, o mis sueños no eran los tuyos. O mis ideas no eran las tuyas…

-No es eso… -. Dijo como en un reproche.

-No te aflijas…ni te lamentes, Ni te abatas por mi….tu ya eres libre, al igual que yo.

-Porque dices eso? El otro dia quisiste ser mia de nuevo! cuando volvi de Toledo. Tu lo sabias todo entonces…. entonces, porque? Porque te entregaste? -.

-Estaba confusa, me sentia culpable y no sabia que era verdad ni mentira… preferia ser tuya a sufrir el tormento de pensar que me habias engañado…me negaba a ver la realidad. Pero hoy la tengo frente a mi… y la acepto.

Mis palabras cayeron como un plomo sobre Carlos, estaba abatido y destruido. Su refugio de mentiras y engaños habia sido desmantelado y ante mi solo le quedaba la ruina que habia sembrado.

-Entonces….podemos dar por zanjado, todo?

Mi silencio no parecio convencer a Carlos de su certeza…

-Asi es… obviamente-.

-Que hay de tu perdon? Podre contar con el o con tu amistad? -.

Ahora si que realmente me asombre. Mi ex queria que lo perdonase ni no contento con ello, queria al menos mi amistad.

-Como, perdon, amistad? -.

-Si… se que igual ya nada sera lo mismo, pero como persona no quiero perderte… -.

Carlos parecia muy interesado en ello, osaria en decir que quizas mas que en si me perdia como su mujer. Y es que cuando un hombre siente que ha fallado, debe buscar todas las tacticas posibles de enredarte como sea.

-Lo que me pides no es posible -. Dije certera.

-no te creo… se que aunque sea muy en el fondo de ti debes albergar aun, un cariño por mi…aunque sea como amigo.

Carlos me estaba enredando, y era consciente, pero lo que era aun mas consciente es, que encima no solo me pedia perdonarlo sino, ser su amiga. Y ese que ese proposito suyo de falsa reconciliacion era mas por tenerme controlada y cerca de el que otra cosa. 

Posibilidad que no iba a tener, por supuesto.

-Carlos, basta – dije cortandole.

-Sara, escuchame… se que he cometido errores…que te he fallado, pero dame al menos tu perdon. Te lo pido por favor.

-Como crees que pueda perdonarte algo asi? ¡De ningun modo! -.

-Sara… – Me miro fijamente, asombrado. Sus ojos eran impactantes.

Estaba nerviosa, muy nerviosa y confusa…queria irme de esa cafeteria ya…

Cuando de pronto sucedio el milagro de los cielos…

Sono mi movil!

-Si? Quien es? -.

-Hola,Que tal, como estas? -.

Era el… el y su calida voz…

-Muy bien y tu? -.

– Estoy en el centro y he pensado si te apetecia vernos o salir algun sitio para charlar.

-Hoy no puedo, pero otro dia si quieres nos vemos-. Mi tono era delator. Habia sido mi novio y todo novio, sabe que su pareja nunca usa ese tono con otro hombre que no sea el.

Sus ojos se encendieron y yo temia su mirada cuando se ponia asi…

-Oye, hablo contigo en otro momento vale, ahora no puedo… -.

Note su incomodidad y preferi no crear situaciones conflictivas.

Hasta que llego la pregunta trampa.

-Quien era? -.

-No es de tu incumbencia – fui cortante y precisa.

Eso fue otro palo para el, pero asi debia ser.

-Lo siento Carlos, pero lo mejor es dejarlo aqui y ahora. Yo ya no tengo nada mas de que hablar. Que cada cual haga su vida lo mejor posible. 

-Entonces no te vas a pensar lo de ser amigos o quedar como tales? -.

-Carlos, ningun amigo que yo conozca que haya cortado con su pareja es amigo de su ex, eso es algo tendencioso que no puede salir bien… por mas que parezca moderno, es solamente tendencioso. Y yo no voy a hacer algo asi, ni voy  a seguirte el juego en esto. Si lo que pretendes es no cortar conmigo, yo contigo si. Y se acabo, tu pusiste la sarten en el fuego haciendo lo que hiciste, tu diste lugar a todo esto. Acepta sus consecuencias y se hombre para ello. Igual que fuiste hombre para engañarme y echarme la trampa.

-Si quieres salvarte el pellejo conmigo actuando asi, con falsas amistades no lo creas… porque no va  a suceder… -.

Carlos esbozo una extraña expresion y me miro como mira alguien a quien han descubierto por completo y solo quedan las miserias y despojos ante uno.

-Que te vaya todo muy bien, Sara… — me dijo concluyendo con un extraño tono, en el cual parece que me hubiera deseado mas la muerte que otra cosa.

Me fui de alli completamente enturbiada, llena de pesar, de ansiedad y con unas ganas locas de meterme en la cama y no salir en un mes.

Cogi mi coche y sali pitando de aquel lugar.

Cuando llegue a casa deje las llaves me desvesti y me meti en la cama….

Queria que el dia se acabara y todo tomara su fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s