A veces…

Publicado: 4 agosto, 2013 en Mis Poesias y Ensayos, Poemario
Etiquetas:, , ,

315970_337344413054441_1874234195_n

Aunque a nadie le importe

Lo que esconde ese velo

Aunque nadie sepa que nada

Vive mas tiempo del tiempo

Nada es eterno, ni permanece

Si es etéreo…

(*)

Aunque nadie sepa

Nada es real

Todo es un sueño

(*)
La gente vive

la gente nace

Y muere en un tiempo

(*)
Se canonizan idealistas

Politicos, alcaldes…dueños

(*)

Se idealizan experimientos

Descubrimientos y algunos entendimientos

(*)

Con el tiempo, todo nace un poco y muere un poco

Con el tiempo la vida te destroza lenta

O te destroza del todo

(*)

El tiempo es relativo

Y es una ilusion

Nada se puede eternizar

Ni el cuerpo, ni la voz

(*)

Ni el retrato quedara inerte

Ni nada material

Somos condenados a vivir y a morir

Y a estar tan solo un rato

(*)

Con el tiempo tenemos esa resignacion

De tener un tiempo regalado

Un tiempo limitado

(*)

Que a veces quisieramos expandir

Y otras acortar…..

(*)

Unas veces queremos vivir mas realidad

Y otras prefeririamos vivir el sueño….

(*)

Pero tan solo queda un consejo pequeño que dar

Sea que vivas de sueños o realidades

VIVE, vive tu vida hasta el final

Porque es tan solo tuya, tuya nada mas

Vive tu vida hasta e lfinal….

comentarios
  1. Racomu dice:


    “nada se puede eternizar
    ni el cuerpo, ni la voz”… (que bien te evades ¡Canalla!

    La eternidad no es un concepto que se pueda humanizar porque se nos escapa de las manos y no concebimos relojes que la puedan medir, ya se que es un recurso de la expresión y la poesía. Pero siempre hemos tenido y tenemos personajes que sin ser eternos están, ahí, a mayor gloria de su ambición y de su suerte; pero joder, este personaje tan poco poético. Ya parece eterno:
    Espero que te guste,
    (que bien te evades ¡Canalla!
    El señorito

    Publicado en 4 agosto, 2013 de lucasleonsimon

    5 Votes

    Quantcast

    Arenas Bocanegra a 170000
    No es que se haya subido al caballo, es que no se ha bajado de él. No es que tenga la boca negra, es que las cigalas no dejan de ver el bosque. No es que haya cobrado sobresueldos, es que es el que más ha cobrado del toreo.
    Este señorito, que parece una estampa de “capataz de paso palio”, lleva siglos viviendo –y cobrando- de la cúspide. Un boato de sueldos, gratificaciones, dietas, donaciones y amaños que le hacen el político “mejor pagado de la democracia”.

    Enhorabuena, peperos.
    ¿Por qué?
    Tenéis un político record.
    Ahí es, la verdad.
    Es el que más ha “trincao” desde Dioclesiano.

    Su vida son los hoteles de lujo y los restaurantes gourmets. Es un insecto para las tarjetas de crédito con cargo al presupuesto. Vertical de la exquisitez a gastos pagados, tiene un aroma de azahar de los señoritingos que en el mundo han sido. Ha perdido cuatro convocatorias electorales, pero mantiene, a mucha honra, su boñiga política. El gaznate le llega al Giraldillo pero te cambia tres demagogias por una copa de manzanilla.

    Utiliza la punta de la nariz para tomar vuelo y escancia corrupción al rumor de las secretarías generales. La vida le ha sido siempre fácil, oyendo a los moscardones de la calle Sierpes y alzando altares a Dios y a los terratenientes.

    Estuvo a punto de ser de centro pero acabó de profesional del sobresueldo y de las mansiones en Marbella. Ha sido concejal, teniente de alcalde, ministro, secretario general, general del trinconeo y mariscal de campo, del campo del peloteo.

    Ya está.
    ¿Qué sucede ahora?
    Voy a volverme a Andalucía.
    ¿Te dejaran entrar?
    Soy el amo de todas las casetas de la Feria de Abril
    Andalucía necesita un señorito como tú.

    No se trata de impresionar pero la claraboya del cielo del Sur se ilumina cada vez que “se va a Madrid”, que han sido muchas, y la leche agria del partidismo se pone en remojo cuando “invita” a una cena de subsecretarios.

    No es que sea un señorito, es que es la quintaesencia del señoritismo. No es que tenga la boca negra, es que es el Dios de todos los enjuagues. No es que haya cobrado sobresueldos, es que su vida es un sobresueldo.

    Y el pueblo llano canta por bulerías.

    “El señorito de Olvera
    tenía menos vergüenza
    que el trapo de la escalera.”

    Fin de la cita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s