SENTIMIENTOS ENCONTRADOS

 

Nuevamente las promesas de Carlos “quedan en el aire”. Hoy me ha llamado a media mañana y me ha dicho que por tres meses estara fuera. Era raro imaginar que estuviera para mi solo y desconectase, me ha dicho que cuando vuelva lo celebraremos y me compensara.

Mi cabreo ha sido monumental, hasta tal punto que le he  colgado, no lo he podido resistir. Guillermo se ha dado cuenta, me ha hecho preguntas, le he dicho que tengo problemas con mi pareja y poco mas.

Me ha dado un bajon y me ha acompañado a la cafeteria de abajo.

-te sientes mejor? -en su rostro puedo ver que no hay malas intenciones.

– si si, gracias… – carraspeo y no puedo evitar soltar algunas lagrimas de frustracion.

– es normal que esas cosas pasen, una vida en pareja no es facil – me dice con una sonrisa suave. parece tener las palabras indicadas para este momento tan amargo, no hay nada fingido ni disimilado en su rostro. Guillermo es un hombre completamente natural.

-si estas mal, podemos hablar con el jefe y decirle que te deje la tarde libre – me dice cogiendome suavemente la mano.

– y quien me sustituira? – respondo agobiada.

-puedo hacerlo yo, no hay problema. -vuelve a sonreir, es tan espontaneo.

-tu? pero si te ahogas entre tantos papeles! – no puedo evitar soltar una sonrisa…con el me sale sola.

-no te preocupes, dejame acompañarte a casa -me dice levantandose.

-no de verdad, he de volver, sino el jefe se enfadará-.

– con el jefe ya hablo yo, se lo explicare cuando vuelva -me dice tomandome por el hombro y dirigiendome a la salida de la cafeteria.

De camino a casa, mantengo fija la mirada en la carretera, Carlos me ha decepcionado.Ya no llevo la cuenta de las veces que me ha pasado. Siempre me hace lo mismo. Nunca en 6 años de pareja me ha dedicado un poco de su tiempo. Siempre me dice que ya tendremos tiempo, que nos queda toda la vida, que ahora lo importante es trabajar para el futuro. Para que el dia de mañana no nos falte de nada.

Pero yo ahora tambien le necesito, tambien necesito de su amor, sus caricias, pasar tiempo con el. Hacer cosas con el en pareja, ir un fin de semana a algun lado. Siempre esta de viaje de negocios, ocupado con tramites fuera de la ciudad, enviado a tal sitio como representante de esto o aquello…

Muchas veces he pensado que son excusas…que en realidad anda con otra mujer… o no se…  ya no se que pensar la verdad. Mi relacion con Carlos va mal, muy mal, la verdad.

Ya hemos llegado, paramos frente a la puerta de mi edificio, Guillermo me mira en silencio. Me tenso, no se porque, sus profundos ojos claros se clavan en los mios. Mi pecho se altera, es la primera vez en 6 años que estoy cerca de otro hombre que no sea Carlos y encima en su coche. Sola, completamente sola, al lado de otro hombre, que es encima mi compañero de trabajo. No sé su edad, tendra mas o menos la misma que yo. 

Guillermo suspira y enarca una ceja, – buena, aqui vives no? – dice rompiendo el hielo.

-si, creo que sera mejor que me vaya -digo reaccionando – gracias por traerme, te has portado muy bien conmigo -.

Me levanto y salgo del coche, cuando de pronto siento un vahído fuertisimo y punzante que me hace tambalearme hacia el suelo. 

Guillermo reacciona, sale a toda prisa y me ayuda. Estoy apoyada en la carroceria de su coche, apunto de plasmarme en el suelo.

-no estas bien, dejame acompañarme a tu casa, vives sola? -.

-no, vivo con mi pareja, pero esta de viaje, precisamente por eso estoy asi… -.

-te ha dejado? -le miro seria y con amargura – No…pero tenemos problemas… -.

Llegamos a casa, trato de no apoyarme mucho en el, ya que la situacion es comprometida y no me siento para nada cómoda. Es mas, el hecho de estar cerca de otro hombre, de Guillermo me produce un malestar mayor aún del que ya siento por culpa de Carlos.

Entramos en casa y yo me siento en un gran sofá que tengo de dos plazas, Guillermo entra con mucho respeto y se queda unos minutos en el recibidor. Yo suspiro lamentandome por mi maldita situacion… me vuelve a subir la angustia, toso y me tumbo.

Guillermo se acerca a mi, se sienta a mi lado y me pregunta si necesito algo. Le digo que no, que este tranquilo, y debe volver a su puesto de trabajo. Me dice que no me preocupe, que no hay problema. Que hara unas llamadas de inmediato a la oficna.

Sale a la terraza, y le veo llamar al jefe, de perfil se le aprecia un atractivo muy particular, viste con camisa blanca de seda, pantalones negros, pelo corto moderno  y una barba de varios dias. Habla tranquilamente, tiene unos labios anchos y gruesos y ojos castaños claros revestidos  oor unas pestañas alargadas y finas.

Por encima del cuello de la camisa se asoman unos finos vellos en su pecho… que realzan su  atractivo. Pero, un momento… yo porque me fijo en esto? Que diablos me pasa? Me estoy volviendo completamente loca? Tengo novio, un novio con el que llevo 6 años. Nunca he sido de fijarme en otros hombres. Si los he visto y me han resultado atractivos, pero nunca me habia fijado en otros como en Guillermo. 

No lo entiendo… me vuelve a subir el malestar….Cuando Guillermo acabe sus llamadas le pedire que se vaya, o de la ansiedad que me va a dar voy a ir directa al hospital.

Cierro los ojos y me concentro en su voz y en lo que dice, deduzco que ya se esta despidiendo.

Entra dentro y se sienta de nuevo junto a mi, -como estas? te veo palida…  tienes familiares cercanos? Alguien que pueda venir a ayudarte? -me incorporo, – aqui no… solo a Carlos…-.

-puedo quedarme contigo si lo necesitas, tambien vivo solo -.

Otra vez la tension…esto me va a matar, me decido a terminar esta locura, -Guillermo de verdad, eres muy amable y agradezco infinitamente todo lo que has hecho hoy, eres un gran compañero. Pero va a ser mejor que te vayas, tengo pareja y no quiero problemas, no creo que si mi novio se enterase de que he estado aqui a solas contigo le gustase -.

-no tiene porque enterarse, ademas solo he venido a ayudarte. Eres mi compañera y estabas mal…solo te he hecho un favor. Serias capaz de hablar en mi contra a tu novio encima del favor que te he hecho? -.

– No Guillermo no me malinterpretes… -.

El rostro de Guillermo cambia, creo que he metido bien la pata…

-Guillermo espera… -.

-no te preocupes ya me voy, no quiero molestar ni que tengas problemas. Ten un buen dia.

Se oye el sonido de la puerta.

Soy una imbecil total…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s