Vestigios de Soledad (Capitulo V)

Publicado: 15 octubre, 2012 en Obras completas, Relatos

-que es lo que le pasó? -la oí preguntar a la enfermera, ya estaba allí yo no podía siquiera abrir mis ojos. pero sabia que estaba allí.

era extraño, hacía años que no nos veiamos pero aun asi me alegró y tranquilizó el hecho de saber que ella estaba allí, cerca de mi…

Entró y sus pasos se acercaron a mi cama…

-Hola, me llamaron diciendome que habias sido ingresado de gravedad – .

su voz parecia distante. cada palabra parecia pensada y medida en su mente, para no decir nada indebido o cuestionable. su modo de actuar y hablar era totalmente diplomatico…nada que ver con lo que un dia fraguó entre nosotros… sin ningun tipo de etica ni razon…

Simplemente, amandonos sin mas.

– nada… son cosas que aun no te puedo contar – dije yo demasiado aturdido para poder responder adecuadamente.

Se sento a mi lado y me miro como si realmente estuviera preocupada

– quiero saberlo, dímelo… -. Letizia se acomodó hacia delante.

-para que diablos quieres saber nada? -le respondi con un enojo inusual en mi.

Era cierto, su visita era unicamente por cortesía. yo Odiaba su modo de actuar tan frío… tan extraño ahora frente a mi…respondiendo a su etica y principios. Y la realidad no era otra, Letizia no podria soportar ver como todas la criticaban porque su ex marido muriera y no haberlo ido a ver al hospital o a su entierro… no soportaria las habladurias.

-cual es el motivo de que hallas venido? dime la verdad.

– pense que no te molestaría que viniese, sabia que estabas mal…. – dijo justificandose ella.

– no necesito de tu misericordia… lo que no entiendo es como has podido plantearte que me agradaria verte aquí – me di la vuelta torcido de dolor.

ella calló unos segundos y despues se acerco mas a la cama del hospital donde estaba.

-puedo irme ahora mismo si es lo que quieres -. Letizia habia entendido perfectamente mi postura inquebrantable.

Su rostro cambió y sus ojos volvieron a odiarme con ese rostro ennegrecido bajo sus finas cejas altivas… todo volvía a ser como siempre. desaparecio ese velo de cortesía y ante mi se desnudo esa Letizia real, que se divorciara de mi hacía mas de 15 años pero que nunca habia dejado de amar ni de pensar aunque ella me odiase.

No la volvi a mirar y me limite a tragarme todo mi dolor, quise morir.

-Entonces, quieres que me vaya? -. volvio a preguntar.

-seria un alivio – respondi.

-Está  bien, me marcho. te deseo una pronta recuperación.

-gracias, pero no necesito nada de ti.

Se que ese dia, se rompio algo mas que mi corazón, se rompieron mis recuerdos… mis dias felices…mis ilusiones…

Esa misma noche me internaron de gravedad en la U.V.I estuve por mas de dos dias inconsciente.

durante ese tiempo revivi una oda, viaje a mis dias de antaño a otros tiempos… a otros lugares…fuiste tu. Musa, mi unica musa, que haces que aun viva mi sueño real e irreal.

“Y haces de esta oda dramatica de amor y daño, algo unico… algo impensable. Donde se pierde un mar de experiencias, donde perder…es perder mas que el corazon, la mente; algo inimaginable… una aventura. una Odisea.

Quisiera yo poder llenarte de vida, darte en mi mano el poder de la felicidad y me arrancas el cielo y pierdo en un mar inmenso mas que un oceano, que a primera vista no tiene fin, todo lo que un dia te entregue por mis ilusiones y un corazon desmedido.

Me rechazas, me repeles, lo que antaño eran besos desmedidos, tactos de fuego y chispa rebosante ahora, ahora se congelan en el tiempo. ahora duelen demasiado…demasiado.”

El fino tacto de tus dedos, el caer de tus parpados….

donde estan? donde?

Privado he sido de tu privilegio…del de ser su unico protagonista,

su poseedor, su unico dueño….privado he sido..

oh! maldigo el dia, maldigo a la luna que acaricia con su resplandor cada mechon de tu pelo y te ilumina! maldigo al sol que te brillara para ti cada mañana! maldigo a quienes puedan verte, tocarte, compartir una sonrisa…un momento…a tu lado, junto a ti…

a todos a cada uno de quienes a formen parte de ti…los maldigo…

mientras yo cada dia…me hundo mas en esta cama, en este frio purgatorio de moribundos que les cuenta cada momento para partir lejos de este mundo….

En soledad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s