Mucho sueldo y pocas ideas…

Publicado: 31 octubre, 2011 en articulos, politica, social

Bueno, no soy yo muy de tocar temas de economia, menos de politica con lo caliente que esta el horno…. pero ya me lo iba pidiendo el cuerpo. Pero lo bueno viene Cuando un dia pongo la television, y eso si que es raro en mi, ya que odio la caja tonta, y mas cuando se trata de ver a un personaje al que se la tengo jurada jurada…ZAPATERO. .. Ahi es que todos mis sentidos se confunden… no se si reirme, llorar, o que hacer.

Es increible la sensacion tan repugnante que puedo sentir cuando veo a este tipo…

Pero en fin, la Palabra Crisis vuela como el viento por toda españa… en las noticias solo vemos cifras y mas cifras de aumento de paro.

pero no creo que a nadie en realidad, le interese en estos momentos saber cuantos desempleados hay, mas bien nos interesa DEJAR DE ESTARLO. y aportar ideas para ello.

Digo yo, porque un politico gana 6000€ mientras un empleado normal menos de la mitad por no decir la cuarta parte?

porque un politico puede tener Jet privado, dietas pagadas y una jubilacion asegurada solo con jurar cargo?

Luego cuando salen en television se justifican enseñando cheques, facturas con esa cara de “Yo no lo hice”.

Señores, mucha de la causa de esta fatídica crisis  se llama “DERROCHE” con todas las letras. Este no es un mal pais, en España se vive bien, y hasta hace 50 años, quitando las guerras y otros altercados ha sido un pais de porvenir. Luego llegan los cuatro idiotas que se embolsan todos los euros y se acabó.

Que si la hipoteca, que si ese coche, que si un prestamo, que si quiero tener dos casas aunque no las pueda pagar… durante muchos años hemos vivido callados confiando en un grupo de gentuza que se dedica a sonreir, a saludar como si no rompieran el plato. y al final mirad, mirad como hemos acabado… ami muchos amigos ya me habian prevenido de esto hacia años…decian “veras la que se va a liar”.

no andaban desencaminados, no…

Zapatero es el politico mas frivolo, hipocrita y desgraciado que ha existido en la politica española. Ha destrozado las tasas de empleo, ha provocado el caos en españa. Por su maldita culpa han desalojado a miles de familias de sus casas, ha provocado el hambre, el desastre y ha derrumbado la economia española. En definitiva  y en una SOLA PALABRA. Zapatero, HAS DESTRUIDO A ESPAÑA COMPLETAMENTE.

Nunca diria que lo odio, porque yo no tengo de eso en mi interior, pero detestarlo si, esta persona me produce una serie de sentimientos negativos en mi interior, inexplicables. Es el motivo de que por su culpa todos nos veamos, obligados a vivir bajo presion.

Por su culpa no hay trabajo y sobre España se ha cernido una nube negra, los dias de dicha y de llevar una vida normal o modesta se jodieron por este tipejo que aborrezco con toda mi alma, Gracias…Gracias grandisimo desgraciado… por tu culpa y tu estupidez irremediable todos estamos hechos polvo…cada dia una familia es desalojada de su hogar por tu ineptitud…muy bien hecho, en 4 años nos has mandado a la ruina por la puerta grande, si señor, muy bien hecho.

Tal es el odio que la gente esta engendrando por este tipo, que hasta perez reverte le escribio un articulo completito, donde le dice toda clase de cosas que yo prefiero, que ustedes mismos lean. Yo, por no rebajarme, por mi propia voluntad y porque simplemente no me gusta ese lenguaje, no voy a seguir el ejemplo de Reverte, aunque lo comprendo en su totalidad. A continuacion y para despedir, lo hare POR LA PUERTA GRANDE. Y no con otro que con Perez Reverte y desgarradora despedida al desgraciado de Zapatero. Dicho articulo o carta de despedida se llama “Sobre ímbeciles y Malvados”. Os deseo el mejor comienzo de semana, y a ti Reverte, aunque esta no sea mi clase ni mi estilo, Felicitaciones, yo no lo hubiera Expresado mejor.

SOBRE IMBECILES Y MALVADOS.

No quiero, señor presidente, que se quite de en medio sin dedicarle un recuerdo con marca de la casa. En esta España desmemoriada e infeliz estamos acostumbrados a que la gente se vaya de rositas después del estropicio. No es su caso, pues llevan tiempo diciéndole de todo menos guapo. Hasta sus más conspicuos sicarios a sueldo o por la cara, esos golfos oportunistas -gentuza vomitada por la política que ejerce ahora de tertuliana o periodista sin haberse duchado- que babeaban haciéndole succiones entusiastas, dicen si te he visto no me acuerdo mientras acuden, como suelen, en auxilio del vencedor, sea quien sea. Esto de hoy también toca esa tecla, aunque ningún lector habitual lo tomará por lanzada a moro muerto. Si me permite cierta chulería retrospectiva, señor presidente, lo mío es de mucho antes. Ya le llamé imbécil en esta misma página el 23 de diciembre de 2007, en un artículo que terminaba: «Más miedo me da un imbécil que un malvado». Pero tampoco hacía falta ser profeta, oiga. Bastaba con observarle la sonrisa, sabiendo que, con dedicación y ejercicio, un imbécil puede convertirse en el peor de los malvados. Precisamente por imbécil.

Agradezco muchos de sus esfuerzos. Casi todas las intenciones y algunos logros me hicieron creer que algo sacaríamos en limpio. Pienso en la ampliación de los derechos sociales, el freno a la mafia conservadora y trincona en materia de educación escolar, los esfuerzos por dignificar el papel social de la mujer y su defensa frente a la violencia machista, la reivindicación de los derechos de los homosexuales o el reconocimiento de la memoria debida a las víctimas de la Guerra Civil. Incluso su campaña para acabar con el terrorismo vasco, señor presidente, merece más elogios de los que dejan oír las protestas de la derecha radical. El problema es que buena parte del trabajo a realizar, que por lo delicado habría correspondido a personas de talla intelectual y solvencia política, lo puso usted, con la ligereza formal que caracterizó sus siete años de gobierno, en manos de una pandilla de irresponsables de ambos sexos: demagogos cantamañanas y frívolas tontas del culo que, como usted mismo, no leyeron un libro jamás. Eso, cuando no en sinvergüenzas que, pese a que su competencia los hacía conscientes de lo real y lo justo, secundaron, sumisos, auténticos disparates. Y así, rodeado de esa corte de esbirros, cobardes y analfabetos, vivió usted su Disneylandia durante dos legislaturas en las que corrompió muchas causas nobles, hizo imposibles otras, y con la soberbia del rey desnudo llegó a creer que la mayor parte de los españoles -y españolas, que añadirían sus Bibianas y sus Leires- somos tan gilipollas como usted. Lo que no le recrimino del todo; pues en las últimas elecciones, con toda España sabiendo lo que ocurría y lo que iba a ocurrir, usted fue reelegido presidente. Por la mitad, supongo, de cada diez de los que hoy hacen cola en las oficinas del paro.

Pero no sólo eso, señor presidente. El paso de imbécil a malvado lo dio usted en otros aspectos que en su partido conocen de sobra, aunque hasta hace poco silbaran mirando a otro lado. Sin el menor respeto por la verdad ni la lealtad, usted mintió y traicionó a todos. Empecinado en sus errores, terco en ignorar la realidad, trituró a los críticos y a los sensatos, destrozando un partido imprescindible para España. Y ahora, cuando se va usted a hacer puñetas, deja un Estado desmantelado, indigente, y tal vez en manos de la derecha conservadora para un par de legislaturas.

Con monseñor Rouco y la España negra de mantilla, peineta y agua bendita, que tanto nos había costado meter a empujones en el convento, retirando las bolitas de naftalina, radiante, mientras se frota las manos.

Ojalá la peña se lo recuerde durante el resto de su vida, si tiene los santos huevos de entrar en un bar a tomar ese café que, estoy seguro, sigue sin tener ni puta idea de lo que vale. Usted, señor presidente, ha convertido la mentira en deber patriótico, comprado a los sindicatos, sobornado con claudicaciones infames al nacionalismo más desvergonzado, envilecido la Justicia, penalizado como delito el uso correcto de la lengua española,

envenenado la convivencia al utilizar, a falta de ideología propia, viejos rencores históricos como factor de coherencia interna y propaganda pública. Ha sido un gobernante patético, de asombrosa indigencia cultural, incompetente, traidor y embustero hasta el último minuto; pues hasta en lo de irse o no irse mintió también, como en todo.

Ha sido el payaso de Europa y la vergüenza del telediario, haciéndonos sonrojar cada vez que aparecía junto a Sarkozy, Merkel y hasta Berlusconi, que ya es el colmo. Con intérprete de por medio, naturalmente. Ni inglés ha sido capaz de aprender, maldita sea su estampa, en estos siete años.

Y la realidad no es otra…

En fin, solo les queria compartir esta reflexion…

“y Usted, que opina de la economia actual de españa? Cual cree que es la principal causa? cuando cree que España vera la luz y saldra de este bache? Cree usted en zapatero o son falsas promesas??”

********************************************************************************

CUALQUIER COMENTARIO SERA BIENVENIDO, SIEMPRE Y CUANDO SEA CON RESPETO Y EDUCACION, Y SOBRETODO REFERIDO A  ESTE ARTICULO, GRACIAS.

Anuncios
comentarios
  1. María Pilar Tortosa del Carpio dice:

    También sigo a Pérez Reverte, me parece genial.
    En cuanto a nuestros políticos ellos a lo suyo, con sus macro sueldos, maxipensiones, coches, móviles… Dando subvenciones inútiles…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s